Testimonios desde el alma

Testimonio de Aliosha/ matrona Punitaqui/ Chile/ 2015

Amar Yoga fue un viaje, un viaje hacia mi interior, a conectarme con esto hermoso que conocí junto a las amaryoguinis a conectarme con mi energía femenina.

 Antes yo nunca había practicado yoga, participado en algún círculo de mujeres o conocer de cerca terapias y alternativas a la medicina natural. Como matrona tenia la formación universitaria y conocía lo hermoso que era el proceso de la gestación, pero amar yoga me lo mostró de una manera diferente, me abrió puertas, pero me abrió mis propias puertas a conectarme con mi feminidad que llevaba años apagada, sin confiar en lo sabía que somos las mujeres, siempre renegando de mi luna, suprimiéndola, odiándola, haciendo oídos sordos a lo mi cuerpo decía y a la sabiduría que tenia a mi alrededor y en mi interior. Amar Yoga me regalo conexión, mas allá de aprender este hermosa arte del yoga circular y femenino, me regalo sabiduría, me regalo círculos de mujeres, me regalo despertar. Me encantaría que todas las mujeres sintieran esa hermosa dicha que sentía cada vez al escuchar a mi maestra y mis compañeras, sentirlas vibrar y conectarse con su Diosa interna, lo que me permitió conectarme con mi propia Diosa y reivindicar esa femineidad que tenia oprimida y apagada, esa  sabiduría que la tenía más cerca de lo que creía, está en mi cuerpo, logré descubrir lo sabio que es y que debemos darnos un tiempo para pausar, respirar y escuchar lo que nos quiere decir.

 Como matrona sabía que el cuerpo era perfecto, pero siempre tenía esa formación de creer que sin nosotros, el equipo médico,  la mujer no era nada, amar yoga me permitió reafirmar la perfección del cuerpo , la perfección de la mujer, a comprender que nosotros como profesionales médicos somos guías y compañeras, pero las maestras son ellas, las gestantes las puérperas y esos hermosos bebés, nosotros somos contención, a servicio de estas mujeres llenas de sabiduría, que muchas veces por nuestra propia culpa se reprimen y pierden su fuerza. Así fue como comprendí que mi misión es esa, guiar, acompañar y despertar energías y sabidurías que todas tenemos pero que por años hemos escondido.

 Amar Yoga fue mi mayor regalo, amar yoga fue mi despertar.

 

 Fina / 2015 / Argentina / Taller Respiración Ovárica alquimia femenina

 

Apolonia adorada,

Me invitó a traducir la experiencia vivida, tal es la necesidad de responder a la honestidad de tu mensaje, a  tu guía compasiva y respetuosa, de la que estaré por siempre agradecida. 

Antes de llegar las “mariposas” que revolotean las panzas estaban todas en mi pecho, intuitivo de la magia expansiva que atravesaba las paredes del lugar. Al volver a la calle esas mariposas volaban ahora por fuera de mí & aquí me acompañan.

 

Un atinado beneficio para la experiencia desconocer la práctica de la respiración, tanto así como comenzar a trabajar desprovistas de idealizaciones, permitiendo que las mentes no encuentren ni palabras ni formas para formular demasiadas preguntas, ni pre-juicios. Un placer.

 

Visualizar es una herramienta que debo convertir en percepción sensitiva tanto en meditación como en reiki, pero esta vez parecía sencillo ver mis ovarios de mil pétalos superpuestos, brillantes violetas, magenta, amarillos, anaranjados, empoderados por haber sido reconocidos con amor, girando por un viento caliente. Tallos verdes, carnosos transmisores llegando al útero, semilla dorada que permitió el cobijo de la vida, & se abrió nuevamente, con entrega absoluta a la conexión con el fuego del centro de la tierra. Tu voz, fogosamente calma, puso su luz para dar vigor.

 

Danzamos un círculo femenino, compartiendo juntas el calor que respiramos al comienzo. La energía de nuestras manos desbordó la materia preparando el espacio para la transformación. A la derecha vibraba la empatía de Victoria, compañera del trabajo en pareja que comenzamos entonces. Inhalando oro líquido hasta el útero preparamos nuestro pecho, y entregamos amor al espejo en el encuentro de nuestros ojos, con exhalaciones gemidas, más sinceras cada vez. Exploramos la circularidad de la cadera danzando en conexión, & pude agradecer la duración de la práctica, dándome el tiempo necesario para abrirme también a RECIBIR.

La experiencia ponía de manifiesto una esencia tan primitiva que las emociones eran propias y ancestrales a la vez. Tocamos nuestros corazones, útero & pecho, sanando en la caricia palpable, y nos dimos las gracias en un abrazo que revivo ahora. & bailamos nuestra necesidad antes de echarnos al suelo.

Las manos reposaban en los centros ying - yang cuando se entumecieron por la misma fuerza que iba resistiendo la apertura de mi boca & fue entonces que te acercaste <3 para guiarme de regreso a la paz de respirar. La vivencia me colmó de vibraciones, sentía la intención de cada célula en revivir mi espíritu de un estado de latencia que se desnudaba a gritos, allí, pariendo la carga de mis bloqueos para sentir. & lloré angustia. & lloré felicidad.

Volvimos al espejo. Victoria era más bella que antes todavía. Percibimos ese alivio compartido con sonrisas, alegrándonos en la danza que esta vez fluía con colores. Toda la sala era reír. Nos supimos tomar las manos & cerrar el ritual cantando en un circulo que esta vez se espiraló con nuestra risa.

Agradezco aquí los espejos que traemos a nuestras vidas, lo concreto del taller que brindaste en servicio <3 & esta sensación de haber pujado las raíces.

Te abrazo con el útero bellísima. 

Fina.

 

Marcela Moreno Burgos/Amaryoguini /Generación 2013

 

" Siempre había querido estudiar yoga y se presentó la oportunidad de tomar este maravilloso curso de Yoga Pre y Post Natal con Amar Yoga cuando tenia seis meses de gestación. Fue un camino lleno de contención, de hermosas mujeres, madres, amigas … compañeras del alma. Tuve la bendición de vivir todas las etapas de la gestación, parto y post natal durante el curso, y no sólo experimenté los beneficios del yoga, también el amor y respeto por la maternidad y por la mujer como la gracia infinita de la creación. Durante el parto me ayudó a empoderarme y a sentir que todo estaba bien y lista para ese momento, fuese como fuese. Conocer y respetar mis ritmos internos, ser consciente de las aguas profundas emocionales que trae el Post Parto ha hecho mi camino un poco más ligero. Mi hijita tiene casi 8 meses, y agradezco profundamente la oportunidad de haber estado junto a cada una de las mujeres madres expandiéndose a si mismas para luego expandir hacia fuera la luz del alma."

 

 

 

 

 

...

© 2014 creado por Amar Yoga

  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic